¿Qué es una “Anti-biblioteca”?

antibiblioteca

¿Qué es una “Anti-biblioteca”?

 

antibiblioteca

Todo lector que se respeta sabe que su biblioteca se divide en 2 grandes partes: la primera conformada por los libros que ha leído y la segunda por los libros que posee y aún se encuentran sin leer.

Esta segunda categoría puede parecer sorprendente para muchos quizás más acostumbrados a pensar en las bibliotecas personales como un monumento al conocimiento conformado por la selecta disposición de libros-ladrillos que representan las ideas que tanto atesora.

Pero desde esos estantes (usualmente polvorientos) también nos observan aquellos libros que esperan pacientes por nosotros. Nassim Nicholas Taleb, entendió muy bien este concepto y acuñó en inglés el término: “Antilibrary“. En su libro The Black Swan: The Impact of the Highly Improbable, Taleb nos comenta lo siguiente:

“A private library is not an ego-boosting appendage but a research tool. Read books are far less valuable than unread ones. The library should contain as much of what you do not know as your financial means, mortgage rates, and the currently tight real-estate market allows you to put there. You will accumulate more knowledge and more books as you grow older, and the growing number of unread books on the shelves will look at you menacingly. Indeed, the more you know, the larger the rows of unread books. Let us call this collection of unread books an antilibrary.”

Traducción: “Una biblioteca privada no es un apéndice que estimula el ego sino una herramienta de investigación. Los libros leídos son mucho menos valiosos que los no leídos. La biblioteca debe contener un tanto de lo que usted no conoce como son sus medios financieros, las tasas hipotecarias y lo que el actual mercado inmobiliario ajustado le permita poner allí. Acumularás más conocimientos y más libros a medida que envejezcas, y el creciente número de libros sin leer en los estantes te mirará amenazadoramente. De hecho, cuanto más sepas, más grandes serán las filas de libros no leídos. Llamemos a esta colección de libros no leídos una anti-biblioteca “.

Si tienes en casa una bien lograda colección de volúmenes pendientes de leer, eres poseedor de una anti-biblioteca. Mira en ella todo el potencial del saber que aún te falta por descubrir.